5 consejos diy para mejorar la fotografía de tus productos

20/03/2020
by Equipo Manualli

Como hemos visto en entradas anteriores de nuestro blog, uno de los factores determinantes para reforzar la imagen de nuestra marca es tener unas buenas imágenes de nuestros productos. 

Los consumidores buscan constantemente maneras de ahorrar tiempo y, por ello, su atención se centra en la forma más rápida de obtener información: las imágenes.

Las imágenes de los productos no sólo muestran la calidad de los mismos, sino que sirven como ventanas de nuestra tienda online, transmitiendo 2 cosas muy importantes: transparencia y confianza. Son fundamentales, y especialmente en los mercados online, donde nuestros artículos serán listados junto a muchos otros. Forman la primera impresión de nuestros clientes y son un factor decisivo para que entren en nuestra tienda y, finalmente, realicen una compra.

Hemos pensado que estos días, el tener que quedarnos en casa, puede ser una buena excusa para aprovechar y renovar las fotos de nuestro catálogo. Por eso, os traemos algunos consejos sobre cómo sacar fotos de gran calidad y aspecto profesional de nuestros productos que atraigan a los usuarios de la red y mejoren nuestra imagen de marca.

Y como todo en nuestra comunidad, intentaremos hacerlo muy diy, para que no necesites un estudio profesional de fotografía, ni un equipo super caro.

Hoy te traemos 5 claves para mejorar tu fotografía de producto:

1. Pon tu cámara sobre un trípode

No tiene que ser necesariamente sobre el mejor trípode del mercado. De hecho, con algunos libros o cajas y un poco de imaginación, podremos obtener resultados increíbles. Pero lo que sí es cierto, es que conseguir una base sólida donde apoyar nuestra cámara marca la diferencia. 

Un trípode, o cualquier otra base que creemos con los medios de los que dispongamos, protege las fotos de nuestros “temblores” al apretar el botón. Si colocamos la cámara en un trípode, podremos alargar nuestros tiempos de exposición (y así conseguir mejores fotos con poca luz) sin preocuparnos de que queden difuminadas por mover la cámara mientras está capturando el momento.

La nitidez de nuestras fotos será fundamental para obtener ese aspecto profesional que buscamos.

Otra ventaja de tener una base fija, es que podremos trabajar sobre la composición donde queremos mostrar el producto y hacer varios intentos desde el mismo ángulo, sin preocuparnos de que la escena que nos guste salga en una foto con un ángulo incorrecto.

2. Aprovecha la luz natural de tu casa o taller

Existe la falsa creencia de que la cámara es lo más importante en fotografía, pero nosotros creemos que es la luz. Vamos a acabar con un mito aquí: una buena iluminación no tiene por qué ser costosa o necesitar de mucho tiempo. Sí, hay ciertos tipos de fotógrafos de productos que pasan horas o incluso días iluminando un solo producto y consiguiendo que sea perfecto. No obstante, podemos iluminar un producto con la luz natural de una ventana o incluso sacarla al exterior y obtener grandes resultados. 

La iluminación ayuda a que tu objeto se vea tridimensional en una pantalla plana. Las sombras y las luces ayudan a los espectadores a interpretar la imagen y a entenderla correctamente. Lo crucial es adaptar el estilo de iluminación al producto y a la marca. Los productos tecnológicos, tal vez se vean resaltados por la luz artificial y fría. Nuestros productos artesanales, no obstante, se beneficiarán de la calida luz natural de una ventana.

Por ello, te recomendamos buscar la habitación correcta de tu casa o taller para sacar las fotos. Una habitación que tenga una ventana (cuanto más grande mejor) junto a una pared será perfecta, sobre todo si tenemos espacio para poner una mesa sobre la que trabajar.

Y como la luz del sol suele ser muy directa (sobre todo si sacamos las fotos en las horas centrales del día), utiliza cartulinas blancas o placas de corcho blanco como reflectores para emparejar la luz que incide sobre el producto. Si lo que quieres es aportar más carácter al producto y resaltar sus sombras, puedes utilizar cartulinas negras o de otro color oscuro en lugar de las blancas y así potenciar el contraste sobre nuestro producto.

3. No olvides los accesorios

Hay dos tipos de fotos de producto que se utilizan en internet:

  • Imágenes en las que solo mostramos nuestro producto, con un fondo blanco o de algún color liso. Sirven para destacar nuestro producto, y sus detalles desde diferentes ángulos en su mejor luz.
  • Imágenes de contexto. Fotos más realistas, que cuentan una historia, y son las más adecuadas para las redes sociales, las entradas del blog, los correos electrónicos y otros canales de marketing.

Aunque las primeras nos parecen muy importantes, sobre todo para mantener un orden en las vistas de catálogo de los mercados y tiendas, es en las segundas donde podemos sacar a relucir nuestro lado más creativo y contar mediante accesorios y attrezzo la historia de nuestro producto.

Utiliza cualquier cosa que tengas por casa para transmitir la esencia de tu producto. Es importante tener en cuenta el fondo de la imagen, la superficie sobre la que apoyaremos el producto y los elementos con los que acompañaremos a este. Estos deben potenciar nuestro producto, ya sea a nivel visual, con colores complementarios o aportando textura a la imagen; o contextualizando el uso o el proceso creativo para la elaboración del mismo. No obstante, es importante que no distraigan la atención de nuestro objeto, que debe ser protagonista de nuestra foto.

Utiliza el packaging no solo para enviar

El envoltorio de envío de un producto contribuye en gran medida a la primera impresión de una marca.

Las empresas artesanales y los pequeños negocios deberíamos dedicar suficiente tiempo a diseñar el mejor embalaje para nuestros productos y envíos. Por esto, nuestros envases pueden ser un buen complemento para nuestras fotos de producto, ya que trasmiten nuestra marca y van (o, al menos, deberían ir) en consonancia con nuestro estilo. Además de mostrar nuestra marca, también pueden demostrar a los compradores que vamos a ayudar a que su compra llegue a ellos de forma segura. Esto es especialmente importante si trabajamos artículos que se puedan romper o si es probable que se den como regalo. 

Además, en plataformas como Manualli donde nos permiten subir múltiples imágenes de nuestro producto, tener fotografías del envase puede ser una excelente manera de mostrar el producto con un estilo innovador.

4. Saca fotos desde varios ángulos

Como ya comentamos en alguna ocasión, el mayor contratiempo de la venta online es que los clientes no pueden tener el producto en sus manos y revisar los detalles que les interesen. Por ello, debemos intentar mostrar en nuestras fotos todos los aspectos de nuestro producto que, como clientes, nos gustase entender. La mejor manera de hacer esto es capturando variedad de ángulos.

Especialmente en productos hechos a mano, debemos sacar fotos de detalle (por ejemplo, de costuras, terminaciones, etc.), que muestren el cuidado y la consideración que un artesano pone en su trabajo. Los detalles son lo que a menudo distingue a los productos hechos a mano de sus homólogos fabricados en masa. Así que, ¡asegúrate de mostrarlos!

Capturar múltiples ángulos es también una forma fácil de generar mucho más contenido para nuestras cuentas de redes sociales. Esto puede ayudarte si te resulta difícil tener contenido regular que publicar.

5. Piensa en las necesidades de la plataforma

Es importante sacar las fotografías de productos teniendo en cuenta el uso final de la imagen. Diferentes plataformas tendrán diferentes especificaciones para que las fotografías se vean mejor en sus sitios.

Si estamos sacando fotos para nuestra tienda en Manualli, debemos tener en cuenta que el formato que mejor aprovecha el espacio, tanto en el catálogo, como en la página de producto es 11:10 vertical.

Instagram, por ejemplo, puede ser una plataforma particularmente complicada a la hora de elegir nuestro formato si queremos sacar el mayor provecho a todos sus apartados. Las imágenes deberían ser publicadas en una proporción de 5:4 para ocupar el mayor espacio posible y ser más llamativas al desplazarse por el feed.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que, en la cuadrícula de nuestro perfil de usuario, se recortan automáticamente a un formato cuadrado 1:1. Esto significa que se pierden detalles en la parte superior e inferior de la imagen en las miniaturas. Debemos asegurarnos de no incluir ningún elemento importante en los extremos y de que, aun sin los detalles incluidos en estas zonas, nuestra imagen siga resultando llamativa.

Además, la función "historias" utiliza imágenes en una proporción de 16:9, mucho más altas y delgadas que las de las publicaciones normales. Si queremos utilizar nuestras imágenes para también publicar en este apartado tendremos que asegurarnos de dejar suficiente espacio a los lados para que al recortar a este formato alargado no perdamos información. Una recomendación si estamos indecisos, es configurar nuestra cámara para disparar en una proporción de 16:9, así casi siempre podremos recortar otras proporciones de esa imagen base.

Un último detalle importante es adaptarnos a la resolución de cada plataforma. Averigua el número de píxeles que utiliza cada lugar en el que quieras utilizar tus imágenes. Si producimos imágenes demasiado pequeñas, entonces es probable que se vean pixeladas o borrosas al subirlas.

Te dejamos por aquí una lista con la resolución recomendada, hoy por hoy, para cada plataforma:

  • Foto de Manualli: 570 x 630 px
  • Post de Facebook: 1200 x 628 px
  • Foto de Instagram: 1080 x 1080 px (horizontal: 1080 x 566 | vertical: 1080 x 1350)
  • Historia de Instagram/Facebook: 1127 x 2008 px
  • Foto en tweet: 1024 x 512 px
  • Pin de Pinterest: 600px x ilimitados  

 

En definitiva, intenta aprovechar los elementos de los que dispones para resaltar las características y la historia de tu producto, aprovecha las posibilidades de tu casa o tu taller para sacar el mayor partido a las condiciones que ofrece e intenta conseguir fotos enfocadas y con una buena exposición. Sé creativo y no te preocupes por el equipo que utilices. 

Una vez tengas claros estos principios, lo único que queda es practicar, practicar y practicar. Verás como a medida que sacas más y más fotos, consigues mejores resultados y se te ocurren nuevas ideas para exponer tus artículos.

Si aplicas alguno de estos consejos en tus próximas fotos de producto, etiquétanos para poder ver los frutos de lo que has aprendido. Esperamos tus comentarios más abajo, así como cualquier pregunta que tengas .

Comments

No posts found

Write a review