Tradición y origen del Tió de Nadal - el tronco decorado más famoso de Cataluña

Si hay un época de tradiciones, sin duda alguna es la Navidad. En Cataluña existe una antiquísima muy relacionada con la artesanía y la decoración hecha a mano. Su protagonista te sorprenderá bastante. No es nada menos que un tronco sonriente con una barretina catalana roja, llamado Tió de Nadal.


Se estima que esta tradición, de origen rural, se lleva haciendo desde el S. XIX y pasando de generación en generación hasta nuestra actualidad. Desde el 8 de diciembre se toma este tronco, al que se le deja agua y comida y se le tapa con una manta para que no pase frío. El día de Nochebuena los más pequeños (y los no tan pequeños) de la casa, tras cenar, se reúnen en torno al Tió y con un palo le golpean para que comience a “cagar” regalos.

Lo más emblemático es que mientras están haciendo esto, se canta una canción popular, de la cual existen varias versiones pero te dejamos la más típica: 

Caga tió (Caga tió)

ametlles i torró (almendras y turrón)
no caguis arengades (no cagues arenques)
que són massa salades (que son demasiado salados)
caga torrons (caga turrones)
que són més bons (que son más ricos)
Caga tió (caga tió)
ametlles i torró (almendras y turrón)
si no vols cagar (si no quieres cagar)
et donaré un cop de bastó (te daré un bastonazo)

Caga tió! (¡caga tió!)

La tradición ha cambiado bastante ya que, originalmente se quemaba al Tió en la chimenea para que diese luz y calor e incluso sirviera para cocer algunos dulces típicos, como turrones o galletas. Hoy en día, el Tió de Nadal solo reparte los regalos a los niños pequeños, pero se puede comprar en mercadillos navideños de artesanía o decorar en casa.


Comentarios

Ningún comentario encontrado

Deja tu comentario





Sigue leyendo

De vez en cuando te traemos historias más humanas, historias únicas relacionadas con la artesanía y las manualidades, cuyos protagonistas...
El mundo de la pintura, esa ejecución de formas y figuras por medio de pigmentos que ha sido practicada desde hace más de 20.000 años, es hoy en...
Las cartas escritas a mano, "a la vieja usanza", son algo extraordinario. Coger tu bolígrafo o tu pluma favorita, elegir la tinta y papel y...