¿Por qué tener una rueda de colores es imprescindible para los pintores?

Entender el color al pintar puede parecer un tema confuso, pero realmente no tiene por qué serlo. Lo ideal, aunque no tengas un gran número de colores, es saber combinarlos y aprender cómo se comportan cuando se mezclan. Una rueda de colores es ideal para acordarte de qué resultados conseguirías con cada combinación.

A nosotros nos gusta pintar con una paleta de primarios dividida, pero hay tantas ideas sobre la elección perfecta de colores como artistas que los utilizan, ya se suele decir "para gustos, los colores". Lo importante es experimentar con los colores, hacer unas cuantas tablas y una rueda de colores, y eliminar el misterio de cualquier paleta de colores que elijas.


Empecemos con una rueda de colores

Ya hablábamos de esta herramienta en nuestros post Todo lo que no sabías sobre la teoría del color.

Un círculo cromático es una de las mejores herramientas de aprendizaje de que dispone el artista. Puedes conseguir una rueda de colores comprada en una tienda y ver (en general) cómo van los colores alrededor de la rueda, y cómo mezclarlos. Pero si haces tu propio círculo cromático, aprenderás las mezclas e interacciones específicas de los colores de pintura que tienes y utilizas con más frecuencia.

Para hacer tu propia rueda: 

1. Empieza tu rueda colocando los colores primarios cálidos y fríos aproximadamente a las 12, 4 y 8 horas

2. A continuación, rellena el resto de la rueda mezclando los primarios entre sí.

El resultado final es un degradado de todos los colores que hay entre los primarios. Entre el amarillo frío y el azul frío, encontrarás un amarillo verdoso, un verde y un azul verdoso (la familia de los colores verdes). Entre el rojo cálido y el rojo frío, los colores violetas, y entre el rojo cálido y el amarillo cálido, la familia de colores naranja.

Como puedes ver, una de las ventajas de utilizar una paleta sencilla y limitada es que es fácil mezclar colores secundarios brillantes y claros. Una vez que hayas rellenado tu rueda de colores (utilizando tus propios colores de pintura) tendrás una referencia rápida para la mayoría de los colores que necesitarás mezclar mientras pintas.


Creación de una carta de colores

Más allá de una simple rueda de colores, la creación de una carta de colores es una gran manera de aprender a mezclar los colores secundarios y terciarios. Además podrás hacer una paleta para cada grupo de colores que utilices habitualmente, o para colores que tengas curiosidad por saber si combinan o no. La carta te ayuda a ver, y a enseñar, las divisiones que componen estos colores adicionales.

Para hacer tu propia tabla de colores, coloca todos los colores que utilizas. Pinta un pequeño cuadrado de cada color a lo largo del lado izquierdo de un papel, y luego haz lo mismo a lo largo de la parte inferior del papel (puedes usar una regla y un lápiz para crear una cuadrícula, de antemano).

A continuación, rellena cada uno de los cuadrados de tu cuadrícula mezclando el color del lado izquierdo con el de la fila inferior. El tono resultante te dirá MUCHO sobre cómo se mezclan tus colores específicos y qué colores puedes conseguir con tu limitada paleta.

Aunque esto puede parecer mucho trabajo y una pérdida de tiempo, en nuestra experiencia es de gran valor para los estudiantes que aprenden acuarela por primera vez, así como para aquellos que tienen problemas con el color en sus pinturas.


NOTA: ¿Ves cómo los colores mezclados están un poco "manchados" o "desiguales" en la tabla? Esto se debe a que he mezclado el color directamente sobre el papel. Puedes hacer varias cartas de colores: una carta podría mostrar cómo se ven los colores cuando se mezclan en el papel, otra podría mostrar cómo se ven los colores cuando se mezclan en la paleta. También se hacen tablas con más agua (para los colores más claros) y tablas con menos agua (para los colores más oscuros).

Las tablas te ayudarán a ver qué colores no funcionan juntos y evitarán que aprendas esa lección por primera vez en medio de un cuadro importante. Hay momentos en los que necesitas un color apagado y otros en los que quieres un color vivo, limpio y audaz. Con tus tablas de referencia podrás ver enseguida qué color quieres y cómo conseguirlo.

Con el tiempo, te darás cuenta, de que tener demasiadas opciones de color del tubo complicaba el proceso de pintura. Aunque guardo algunos otros colores además de los mencionados, descubrí que mientras tenga los colores esenciales para mi rueda de colores, y haga una tabla minuciosa, puedo pintar cualquier color que necesite.

Ahora, ¡ve a hacer esas tablas para ti! No hay nada mejor para tener una gran referencia a la hora de pintar.

Comentarios

Ningún comentario encontrado

Deja tu comentario



¡Entérate de todo! Recibe un aviso por correo.


Compra tus materiales y herramientas en Manualli market



Sigue leyendo

Entender el color al pintar puede parecer un tema confuso, pero realmente no tiene por qué serlo. Lo ideal, aunque no tengas un gran número de...
¡Y la vuelta al cole ya está aquí! Esperamos que ya hayáis cogido fuerzas durante el verano Manuallistas, porque llegó septiembre y con él la...
¿Quieres aprender a hacer ganchillo, pero no sabes por dónde empezar? No te preocupes: ¡aprender a hacer ganchillo es mucho más fácil de lo que...