Pintura chalk: introducción a la pintura de tiza

Si eres un fan de la pintura o el bricolaje, seguramente hayas oído el término Chalk Paint o Pintura a la tiza. Si es así y tienes interés por aprender por este producto super útil en trabajos de decoración y bricolaje, no te pierdas todo lo que te contamos en este artículo. Si nunca has oido hablar de ella, a continuación te explicaremos todo lo que debes saber. 

¿Qué es la pintura Chalk o Chalk Paint?

Es una pintura decorativa natural sin acrílicos que proviene de la tiza (o carbonato de calcio, para ser más específicos). Es conocida por su aspecto mate y calcáreo. Por ello, es una de las elecciones más populares sobre todo a la hora de decorar muebles y el hogar por su estilo rústico, vintage y shabby-chic.

Su formación a base de combinar tiza con elementos como la resina, le permite adherirse fantásticamente a los muebles, manteniendo características tan valiosas como la suavidad, porosidad o la capacidad de dejar respirar al mueble.

La primera versión comercial fue producida por la marca de pintura Annie Sloan en 1990, que registró el término Chalk Paint. A pesar de ello, no podemos asegurar cuándo y quién la creó realmente, ya que desde hace siglos que se usan conceptos similares. El famoso pintor renacentista Michelangelo, por ejemplo, utilizaba pintura que contenía tiza y cal es sus increíbles proyectos de pintura en el siglo XVI.

Studies of the Virgin and Child (detail; c. 1522–24), Michelangelo. Bolígrafo y pintura marron, con copias en tiza roja by Antonio Mini. © The Trustees of the British Museum

¿En qué se diferencia la Chalk Paint del resto de pinturas?

La característica básica de esta pintura es, como dijimos antes, su base de tiza.Esta composición le confiera las valiosas características que hemos nombrado como su acabado mate o su porosidad, y hacen que la pintura chalk difiera de la pintura tradicional en varios aspectos.

Una de las ventajas es que no requiere ningún trabajo de preparación, podrás pintar directamente sobre la mayoría de las superficies limpias y secas, incluso si ya están pintadas. Por esta razón, a los aficionados al bricolaje les encanta usar pintura de tiza en sus piezas antiguas que tienen grietas o muchos detalles, ya que la pintura se adhiere suave y fácilmente.

Otra ventaja es que, debido a su consistencia, la pintura con tiza es menos probable que gotee que la pintura normal. Además, tiene un secado muy rápido al tacto. En apenos unos 30 minutos es posible aplicar una segunda capa, lijar, encerar... 

Además, al ser una pintura a base de agua, podrás limpiar tus pinceles con agua y jabón en lugar de tener que usar alcoholes.

¿Cómo usar la Chalk Paint?

Esta pintura es típicamente utilizada como base en proyectos de decoración de muebles y elementos de nuestros hogares, para darles ese toque rústico y vintage que aporta el efecto tiza. Por eso, explicaremos el proceso para pintar este tipo de objetos mediante pintura chalk.

Si es posible, antes de empezar a pintar, quita cualquier accesorio o elemento que puedan tener tus muebles u objetos, así como manijas o asas. No es necesario imprimar o lijar, así que asegúrate de que la pieza está limpia y libre de productos químicos fuertes.

Es importante que antes de empezar a aplicar la pintura, remuevas bien el bote para que se mezcle bien. Sumerge la brocha y comienza a pintar. Aplica la pintura directamente sobre los muebles, pintando en todas las direcciones y en toda la pieza. Con la pintura chalk es ideal que las capas de pintura sean generosas para que cubran bien la superficie.


Aunque, como comentábamos antes, la pintura chalk seca bastante rápido, al igual que con cualquier otra pintura, la paciencia es clave, espera a que la primera capa esté seca al tacto, lo que puede alargarse entre media a una hora (o algo más, dependiendo de la humedad del aire). Una vez seca, aplica una segunda capa de la misma manera.

Si ya tenemos la pintura completamente seca y hemos conseguido el tono que queríamos, aplicaremos la capa de protección. Podemos utilizar tanto cera como barniz. 

La principal ventaja de la cera es que aporta una terminación un poco más bonita a la vista (excepto en los blancos, que no se nota diferencia) y al tacto, dando un acabado muy suave -sin que el de el barniz sea áspero tampoco-. El inconveniente es que habrá que volverla a aplicar periódicamente para preservar la salud de nuestro mueble. El acabado con barniz es distinto al de la cera, pero su principal ventaja es que no hace falta volver a aplicarlo, aunque en las superficies con mucho uso no está de más darle una mano pasados varios años si vemos que lo necesita.

Si nos decidimos por utilizar cera, la aplicaremos del mismo modo que la pintura, ayudándonos de una brocha o un paño sin pelusa para aplicarla en todas direcciones. Importante trabajar por secciones para no olvidarnos de ningún espacio. Es ideal que, tras aplicar la cera, con ayuda de un paño sin pelusa, quites el exceso. Eso sí, sin frotar demasiado fuerte ya que podrías quitarla por completo.

En el caso del barniz, podremos utilizar cualquier que sea para pinturas en base a agua. De estos podremos encontrar algunos líquidos, que debemos aplicar con pincel, o en spray, que se aplicarán pulverizando sobre la superficie.


Podrás usar el mueble tan pronto como el barniz esté o la cera estén secos al tacto, pero ten en cuenta que en el caso de la cera tardará hasta 4 semanas en alcanzar su dureza total, lo conocido como “tiempo de curado”. Mientras, ten cuidado y trata con cariño a tu pieza.

¿Puedo dar cera y barniz después de pintar con chalk paint?

Podrías pensar que, dado que ambos tienen ventajas, lo ideal sería utilizar ambos protectores y así aportar a nuestro proyecto las bondades combinadas: la cera aporta el acabado estético y el barniz la protección prolongada. Lamentablemente, esto no puede hacerse, te explicamos por qué.

La función del barniz es proteger la pintura creando una capa plástica por encima de esta. Por ello, si aplicamos el barniz primero, esta capa impedirá que la cera sea absorbida por la pintura, provocando que esta no seque y queden manchas sobre nuestra superficie.

Si por el contrario, damos el barniz después de la cera, la cera impedirá que el barniz se adhiera correctamente, con lo cual no habremos conseguido la protección. La única posibilidad sería dejar el tiempo de curado y dar después barniz. La cera ya estaría seca y nos permitiría aplicar el barniz.

5 consejos para pintar con Chalk Paint

1. Prepara la pieza adecuadamente

Si bien es cierto que antes te decíamos que no es necesaria casi ninguna preparación, salvo quitar accesorios de tu pieza, dependiendo del acabado que busquemos podremos trabajar de diferente forma. Si buscamos un acabado más rústico podrás pintar directamente, pero si quieres un resultado más fino, repara todas las imperfecciones que la pieza presente. Podrás hacer uso de masilla de resina, aplicándola con una espátula y lijándola una vez seca, conseguirás una superficie totalmente lisa.

2. Protege tus piezas, sobre todo si van a exteriores

La Chalk Paint por sí sola no es adecuada para exteriores ni paredes a causa de la porosidad y la suavidad que la caracterizan. Quizás barnizar/encerar es la parte que podrá resultarte más pesada, pero ¡no te la saltes! Como decíamos antes, la pintura chalk es igual de bonita que de frágil. Es importante que protejamos nuestra pieza para que dure más tiempo en las mejores condiciones. Al igual que con la pintura, podremos extender la capa de protección por toda la superficie con una brocha o si no, también podremos trabajar con un paño suave sin pelusas, tanto para aplicarla, como para quitar el exceso de cera. Si te resulta más cómodo, prueba con uno de nuestros barnices en spray. 

3. La cera se va desgastando

Si te decantas por proteger el trabajo con cera, recuerda que esta se va desgastando, por lo que tendrás que renovarla al menos una vez al año, dándole una nueva mano.

4. Respeta el tiempo de curado

Es cierto que, tras unas horas, cuando la pintura y la cera o barniz estén secas al tacto podrás hacer uso de tu mueble. Pero este tiempo de curado puede alargarse hasta las 4 semanas dependiendo de distintos factores como el clima o las condiciones de nuestro espacio de trabajo. En el caso del barniz, será un proceso más corto, mucho más inmediato, aunque deberías esperar un par de días. Para la cera, por el contrario, deberías esperar entre 3 o 4 semanas para garantizar que está completamente endurecida.

5. No tiene que ser perfecto

No tienes que ser un pintor experto para usar Chalk Paint o pintura a la tiza. De hecho, como te comentábamos, se supone que debes hacer pinceladas cruzadas y no líneas rectas. Quizás te choque un poco esta manera de pintar si estás acostumbrada a hacerlo con otros tipos de pintura, pero es el mejor modo de pintar. Lo único que debes evitar es el goteo y el exceso de pintura.



En definitiva, la Chalk Paint es un producto extraordinario, que ha revolucionado el mundo de la restauración de muebles y el decorado de interiores. Así que, si aún no la has probado, ¡esperamos que te animes!

Si te ha gustado nuestro artículo, no dudes en compartir en redes sociales y ayudar a que otros manitas descubran esta técnica. Además, esperamos haber resuelto todos los temas básicos de este arte, pero si  aun crees que nos ha faltado algo ¡háznoslo saber en los comentarios!

Comentarios

Ningún comentario encontrado

Deja tu comentario





Sigue leyendo

El mundo de la pintura, esa ejecución de formas y figuras por medio de pigmentos que ha sido practicada desde hace más de 20.000 años, es hoy en...
Las cartas escritas a mano, "a la vieja usanza", son algo extraordinario. Coger tu bolígrafo o tu pluma favorita, elegir la tinta y papel y...
¡Y ha llegado Enero! Empieza 2021 y nos llenamos de ilusión por este nuevo año que comienza. Enero es un mes lleno de fechas especiales, como el...